impugnar despidos

Guía definitiva para impugnar mi despido

Al impugnar un despido tratamos de dejar sin efectos la extinción de la relación laboral. A lo largo del mes hemos incluido numerosos artículos detallando toda la información que puede ayudarte a impugnar tu despido.

El resultado de nuestro esfuerzo es esta guía, donde explicamos pormenorizadamente cómo impugnar un despido. Hemos incluido enlaces a artículos donde se profundiza en determinados conceptos. Gracias a ello podemos ofrecerte una guía completa sin pasarnos de extensión. Si quieres saber más sobre cada concepto jurídico no tendrás más que seguir los enlaces. Esperamos que esta forma de presentar la información te resulte amena y, sobre todo, útil.

¿Qué encontrarás en esta guía? Pretendemos ofrecerte la información más detallada acerca de:

  • Los diferentes tipos de despido.
  • Cómo impugnarlos.
  • Tus derechos como persona trabajadora tras el despido.

Como siempre, hemos incluido formularios para que puedas contactar con abogados laboralistas que te ayuden a impugnar tu despido. Si los rellenas te enviaremos hasta tres presupuestos de profesionales especializados que trabajen por tu zona. El servicio es completamente gratuito y sin compromiso, de modo que te recomendamos probarlo.

Contacta ya con tu abogado laboral

Rellena el cuestionario para que te ayudemos a encontrar a tu especialista en menos de 24 horas, de forma gratuita y sin compromiso. Solo compartiremos tus datos con nuestros abogados colaboradores (todos los campos son obligatorios).




Prioridad:



Qué es un despido

El despido es la decisión unilateral del empresario de dar por terminada la relación laboral. Nuestro ordenamiento laboral, que protege los derechos de los trabajadores, exige que concurran ciertas circunstancias y procedimientos para poder proceder a un despido. En caso contrario, determina el nacimiento de ciertos derechos en favor del trabajador.

Qué tipos de despidos existen

Nuestro ordenamiento jurídico diferencia varias clases de despido. Es importante conocer cuál es el tuyo, ya que a la hora de impugnar un despido tendrás que seguir una u otra estrategia dependiendo de su tipo.

Las normas que determinan el tipo de despido son, principalmente, el Estatuto de los Trabajadores (en adelante ET) y la Ley Reguladora de la Jurisdicción Social (en adelante LRJS). Estas normas forman la columna vertebral del ordenamiento laboral.

Al entrar a analizarlas descubriremos que podemos hacer dos clasificaciones de los tipos de despido:

  1. Según su causa o forma el despido puede ser:
    1. Objetivo.
    2. Colectivo.
    3. Disciplinario.
  2. Según sus efectos jurídicos el despido puede ser:
    1. Procedente.
    2. Improcedente.
    3. Nulo.
Diferentes tipos de despidos
Cada tipo de despido tiene sus propios efectos. Deberás conocerlos si quieres reclamar.

Los despidos según su causa o forma

Esta primera clasificación es importante porque determina la estrategia a seguir para impugnar tu despido. Como hemos indicado, contiene tres categorías: despidos objetivos, colectivos y disciplinarios.

Causas y requisitos del despido objetivo

Los despidos objetivos son aquellos que se basan en causas ajenas a la voluntad del empresario. Aunque la decisión de extinguir la relación laboral siempre le corresponde a él, el motivo de su decisión no dependerá de tu empleador.

Así, el ET permite que en determinadas circunstancias se termine con la relación de trabajo. Se trata de momentos en que la empresa no funciona como debería o de situaciones en las que el trabajador no se adapta a su puesto de trabajo.

El despido objetivo tiene un procedimiento determinado y da derecho a una indemnización:

  • Procedimiento de despido objetivo. Pese a que el ET permita al empresario recurrir a este tipo de extinción laboral, le impone un procedimiento para no dejar desatendidos los derechos del trabajador. En concreto se establece:
    • Un plazo de preaviso mínimo de 15 días. Además, durante este tiempo tendrás derecho a disfrutar de un permiso retribuido de 6 horas semanales para buscar un nuevo empleo.
    • La obligación de entregar una carta de despido y una liquidación. La carta de despido debe contener los motivos del mismo y se utiliza para fundamentar tu impugnación de despido. La liquidación también se conoce como finiquito y no es más que el cálculo de las cantidades debidas para quedar en paz una vez terminada la relación de trabajo.
  • Indemnización por despido objetivo. El despido objetivo da derecho a una indemnización de 20 días de salario por cada año trabajado, con un máximo de 12 mensualidades. Esta indemnización debe abonarse en el momento de comunicar el despido. Contra lo que suele pensar mucha gente, debes saber que aceptarla no te impedirá impugnar su despido posteriormente.

Si quieres saber más sobre esta extinción laboral, sus causas, requisitos e impugnación te invitamos a consultar nuestro artículo sobre el despido objetivo.

Acuerdo previo a un despido objetivo
Los despidos objetivos deben ser preavisados e indemnizados. Además deben traer causa legal y seguir el procedimiento establecido.

Causas y requisitos del despido colectivo

El despido colectivo no es más que un despido objetivo que afecta a parte de la plantilla. Para determinarlo, el ET establece el umbral a partir del cual un despido se considera colectivo. Este umbral depende del tamaño de la empresa, computando todos los despidos producidos en un plazo de 90 días:

  • Empresas con menos de 100 empleados. Se considerará colectivo el despido de 10 trabajadores.
  • Empresas con hasta 300 empleados. Se considerará colectivo el despido del 10% de los trabajadores.
  • Empresas con más de 300 empleados. Se considera colectivo el despido de 30 o más trabajadores.

Este tipo de despidos se caracteriza por sus causas y modo de impugnación.

  • Respecto a sus causas, solo pueden ser económicas, técnicas, organizativas o de la producción.
  • Y respecto a la impugnación del despido presenta dos vías diferentes y mayores supuestos de nulidad que otros tipos de despido.

Más adelante explicaremos con más detalle esta doble vía de impugnación. De momento, si quieres información más detallada sobre este tipo de despidos, te invitamos a consultar nuestro artículo sobre el despido colectivo.

Despidos colectivos
Los despidos colectivos son aquellos que afectan, en menos de 90 días, a parte de la plantilla

Causas y requisitos del despido disciplinario

El despido disciplinario es aquel justificado en una mala conducta del trabajador. Culmina el poder sancionador del empresario. Por eso, la jurisprudencia limita la posibilidad de extinguir la relación laboral por causas disciplinarias a las situaciones en las que han concurrido los incumplimientos más graves y un claro grado de culpabilidad.

Los incumplimientos laborales que pueden dar lugar al despido disciplinario se relatan en el artículo 54 del ET. Los convenios colectivos pueden incluir otros incumplimientos que permitan al empresario extinguir la relación laboral.

Esta suele ser la causa más habitual para justificar un despido, ya que permite cierto grado de discrecionalidad al empresario. De hecho, la razón más habitual de extinción de la relación laboral es la “disminución continuada y voluntaria en el rendimiento de trabajo normal o pactado”.

Los despidos disciplinarios son los más perjudiciales para el trabajador, ya que no exigen preaviso me otorgan derecho a indemnización. A cambio suelen ser los más fáciles de impugnar.

indemnizacion por despido disciplinario
Aunque a priori no exista indemnización por despido disciplinario, podrías conseguir cobrar la tuya si impugnas la decisión extintiva del empresario

Los despidos según sus efectos jurídicos

La segunda clasificación de los despidos hace referencia a sus efectos jurídicos. Con los efectos jurídicos del despido no referimos principalmente a:

  • Si es definitivo o termina con la readmisión del trabajador.
  • Y si otorga un derecho a indemnización.

Como ya hemos señalado, esta clasificación incluye tres categorías: los despidos procedentes, improcedentes y nulos.

Ten en cuenta que para que se determinen los efectos jurídicos del despido este debe calificarse. Es decir, la decisión extintiva no se calificará como procede, improcedente o nula hasta que pase por los Tribunales. Tras impugnar tu despido, el Juez le otorgará la calificación que merezca, produciendo los efectos jurídicos correspondientes.

Esto implica que ambas clasificaciones son complementarias. Por ejemplo, un despido puede ser objetivo y procedente o disciplinario y nulo.

Efectos del despido procedente

Los despidos procedentes son aquellos que se producen conforme a las causas y procedimientos amparados por la ley. En la medida en que está permitida por el ET, este tipo de terminación de la relación de trabajo no genera ningún derecho adicional.

Por supuesto, el trabajador quedará en situación legal de desempleo. Esto le permitirá acceder al paro siempre que reúna el resto de los requisitos.

En definitiva, la calificación de un despido como procedente es la peor terminación para el trabajador de un proceso de impugnación de despido.

Efectos del despido improcedente

Los despidos improcedentes son aquellos que se producen con un incumplimiento “menor” del ordenamiento jurídico. Puede ocurrir que el empresario no haya respetado el procedimiento establecido o que la decisión extintiva sea injustificada.

Hay dos formas de que un despido se considere improcedente:

  • Por un lado, el propio empleador puede reconocer esta calificación.
  • Y, por otro lado, puede ser el Juez quien califique como improcedente el despido.

En ambos casos el despido improcedente produce los mismos efectos. Básicamente, el empresario tendrá que optar entre readmitirte en la empresa o pagarte una indemnización. En el caso de los representantes de los trabajadores que hayan sido despedidos, serán ellos quienes elijan si vuelven al trabajo o reciben su indemnización.

Si quieres saber más sobre este tipo de extinción de la relación de trabajo te recomendamos que consultes nuestro artículo sobre el despido improcedente.

impugnar despido
¿Has sido despedido improcedentemente? Te contamos cómo reclamar

Efectos del despido nulo

Los despidos nulos son aquellos que se producen con los incumplimientos más graves del ordenamiento jurídico. Tienen que ver con las causas discriminatorias, la vulneración de los derechos de maternidad y paternidad y la violación de derechos fundamentales o libertades públicas.

Si impugnas tu despido y se declara nulo será como si este nunca se hubiera producido. De modo que la empresa estará obligada a readmitirte de forma inmediata.

Este tipo de despidos no lleva aparejada una indemnización como los demás. Sin embargo:

  • Obliga al empresario a pagarte los salarios de tramitación. En la medida en que se trata de anular los efectos del despido tendrás derecho a cobrar la nómina por el tiempo en el que no hayas estado trabajando.
  • Permite la reclamación de una indemnización por daños morales y otros. Esta indemnización debe ser valorada por el Juez, por lo que conviene contar con un buen laboralista a la hora de exigirla.

Si quieres saber más sobre este tipo de extinción de la relación laboral te recomendamos que consultes nuestro artículo sobre el despido nulo, sus causas y consecuencias.

Contacta ya con tu abogado laboral

Rellena el cuestionario para que te ayudemos a encontrar a tu especialista en menos de 24 horas, de forma gratuita y sin compromiso. Solo compartiremos tus datos con nuestros abogados colaboradores (todos los campos son obligatorios).




Prioridad:



La impugnación de despidos

Si no estás conforme con la decisión extintiva del empresario siempre podrás reclamar. Para impugnar tu despido existe una vía general:

  • En primer lugar deberás acudir al Servicio de Mediación Arbitraje y Conciliación (SMAC). Para ello tienes que presentar la papeleta de conciliación. Esta institución tratará de facilitar un acuerdo amistoso entre el empresario y tú.
  • Si no tienes éxito podrás acudir a la jurisdicción social presentando una demanda laboral cuya pretensión es impugnar el despido.

La asistencia de abogado solo es obligatoria en la segunda etapa de esta reclamación. Sin embargo, es absolutamente recomendable que cuentes con la ayuda de un laboralista desde el primer momento. En caso contrario podrías perjudicar tus expectativas de éxito.

 Decimos que esta es la vía general porque existen dos excepciones:

  1. El despido colectivo dispone de una vía particular conocida como la impugnación colectiva. Las reglas de este procedimiento son diferentes a las de la impugnación de un despido individual.
  2. El despido nulo, en la medida en la que vulnere derechos fundamentales y libertades públicas, merece un procedimiento de protección privilegiado. En este sentido no sería necesario acudir al SMAC, sino que podrías presentar directamente tu demanda de impugnación de despido.

Al impugnar un despido estás solicitando al Juez que califique la decisión extintiva del empresario. El objetivo es que determine si esta es procedente, improcedente o nula para que despliegue los efectos jurídicos que correspondan.

Abogados laboralistas en Madrid
Encuentra a tu abogado laboralista de Madrid gratuitamente: rellena el formulario con tus datos y te enviaremos tres presupuestos gratuitos. Podrás elegir sin compromiso al que mejor se adapte a tus necesidades

Guías rápidas para impugnar un despido

A continuación vamos a analizar las estrategias que suelen emplearse para impugnar cada tipo de despido. Además, hace un tiempo publicamos un artículo sobre la demanda por despido que relacionaba nuestras guías rápidas de impugnación. Si quieres más información sobre esta materia te recomendamos consultarlo.

Impugnar el despido objetivo

Para impugnar un despido objetivo puedes alegar contra elementos formales y materiales de la decisión extintiva:

  • Los elementos formales son los que tienen que ver con el proceso de despido. Por ejemplo, que el empresario no haya justificado su decisión en la carta de despido.
  • Los elementos materiales son los que tienen que ver con la justificación del empresario. Por ejemplo, que no concurran las causas económicas alegadas o las faltas de asistencia al trabajo en las que se basa la decisión extintiva.

Los despidos objetivos suelen ser los más difíciles de impugnar. De modo que necesitarás la ayuda de un abogado laboral con experiencia en la materia.

Además, en la medida en que el trabajador que ha sido objeto de este tipo de extinción laboral ya habrá percibido una indemnización, en la mayoría de los casos se conforma con esta y no reclama sus derechos.

Nuestra recomendación es que impugnes el despido siempre que no estés conforme con él. En caso de tener dudas busca a un abogado que cobre a comisión. De este modo te ahorrarás sus honorarios en caso de perder el juicio.

Si quieres saber más sobre la impugnación de despidos objetivos te recomendamos echar un vistazo a nuestro artículo sobre este tema.

Impugna tu despido objetivo
¿Sabes que puedes reclamar los despidos objetivos? Es sencillo si te pones en manos de uno de nuestros laboralistas colaboradores

Impugnar el despido colectivo

Para impugnar un despido colectivo tendrás a tu disposición dos acciones diferentes:

  • Primero puedes proceder a la impugnación colectiva. Esta acción tutela de los derechos fundamentales y libertades públicas y los principios del procedimiento del despido colectivo.
  • En caso de que la anterior acción fracase podrás proceder a una impugnación individual que funciona del mismo modo que la correspondiente a los despidos objetivos.

Aunque tengas más medios para enfrentarte a este tipo de extinciones laborales, el proceso es tan técnico que es recomendable contar con un abogado especializado. A cambio debes saber que existen más supuestos de nulidad que en ningún otro tipo de despido, lo que facilitará el éxito de tu reclamación.

Si quieres saber más sobre cómo impugnar despidos colectivos te recomendamos consultar nuestro artículo al respecto.

impugnación del despido colectivo
Puedes impugnar despidos colectivos con la ayuda de un laboralista. ¡Contacta con nosotros para que te presentemos a tres abogados laborales!

Impugnar un despido disciplinario

Para impugnar un despido disciplinario se puede alegar contra diferentes elementos:

  • Culpabilidad que atribuye el empresario al trabajador.
  • Gravedad de la conducta imputada.
  • Realidad del incumplimiento grave y reiterado.
  • Forma del despido.

Como ves, las estrategias de impugnación del despido disciplinario se limitan realmente a dos vías:

  1. Formal. Si el empresario no ha cumplido los requisitos que exige la ley podrás impugnar su despido. Por ejemplo, esto ocurre cuando no se prepara el expediente previo a la extinción laboral o cuando no se consignan en la carta de despido sus motivos.
  2. Material. En la medida en que el despido disciplinario tiene carácter sancionador deben concurrir varios elementos. En particular, un incumplimiento grave y reiterado, la culpabilidad del trabajador, un nexo causal entre ambos y una trascendencia tal que haga a la conducta merecedora del despido. Si consigues atacar cualquiera de estos elementos podrás conseguir que tu despido disciplinario se declara improcedente o nulo.
    1. Existe otra vía relacionada con la material que puede dar resultados. Se trata de aquella que ataca la forma de obtener la convicción de que se ha cometido un incumplimiento laboral. Por ejemplo, el empresario no puede espiarte para pillarte in fraganti y expulsarte del trabajo.

Si quieres saber más sobre cómo impugnar un despido disciplinario te recomendamos que eches un vistazo a nuestro artículo sobre la materia.

Contacta ya con tu abogado laboral

Rellena el cuestionario para que te ayudemos a encontrar a tu especialista en menos de 24 horas, de forma gratuita y sin compromiso. Solo compartiremos tus datos con nuestros abogados colaboradores (todos los campos son obligatorios).




Prioridad:



Tus derechos como trabajador tras el despido

Independientemente de que consigas impugnar tu despido con éxito o no, el hecho de que el empresario extinga unilateralmente la relación de trabajo te otorga ciertos derechos. Nos referimos a:

  • Finiquito.
  • Paro.

Ten en cuenta que estos derechos te corresponden en todas las situaciones. A estos derechos habría que añadir el de indemnización que va asociado a los despidos objetivos y colectivos y al fin de contrato temporal.

Hemos querido hablar también del derecho al reingreso en la empresa, que procederá en determinados despidos improcedentes y en todos los despidos nulos.

Con la ayuda de un abogado laboral sabrás qué hacer ante un despido para reclamar tus derechos como trabajador.

que hacer ante el despido
¿Sabes qué hacer ante el despido? Tienes diferentes opciones, y con la ayuda de un laboralista podrás elegir las que más se adapten a tus necesidades e intereses

Derecho al finiquito

El finiquito es la liquidación de las cuantías laborales debidas por la empresa al trabajador y viceversa. Generalmente su resultado es favorable al trabajador.

En todo caso el empresario debe entregar y abonar el finiquito a su empleado en el momento en que lo expulse de la empresa.

Los finiquitos incluyen toda clase de partidas laborales. En particular:

  • El salario de los días trabajados que todavía no se haya abonado.
  • Las horas extraordinarias impagadas.
  • El salario correspondiente a los días de vacaciones devengadas pero no disfrutadas.
  • Anticipos, dietas, pluses y otros conceptos que se deban al trabajador.

Cuando el empleador echa a un trabajador es importante que este sepa calcular su finiquito. En caso de que no se haya pagado lo debido deberá reclamarlo frente al SMAC y posteriormente en los tribunales.

Si quieres más información acerca de cuánto es el finiquito y cómo reclamarlo te invitamos a leer nuestro artículo sobre la materia.

Tienes derecho al cobro del finiquito tras tu despido
¿Sabes que tienes derecho al cobro del finiquito tras tu despido? ¡Te ayudamos a calcularlo y reclamarlo!

Derecho al reingreso en la empresa

En algunos casos, al impugnar tu despido tendrás derecho al reingreso en la empresa. En particular, esto ocurre:

  • Siempre que se declare nula una decisión extintiva del empresario.
  • En algunos casos en que se declara improcedente el despido, a opción de:
    • El empresario, en general.
    • O el trabajador, cuando sea un representante legal de los trabajadores.

El derecho al reingreso en la empresa siempre va asociado al abono de los salarios de tramitación. Los salarios de tramitación son los que habrías cobrado si hubiera seguido trabajando.

Computan desde la fecha de efectos del despido hasta el momento de la readmisión, salvo que hayas encontrado otro trabajo. En el caso de que hayas empezado a prestar servicios para otra empresa el cómputo finalizará en el momento en que hayas iniciado tu nueva actividad.

Si accediste el paro y de pronto se te reconoce el derecho a cobrar salarios de tramitación, la prestación por desempleo se considerará indebida. Esto significa que deberás devolverla y que los días disfrutados no se te restarán del total al que tengas derecho.

Si quieres saber más sobre el derecho a la readmisión en la empresa te recomendamos echar un vistazo al artículo en el que explicamos cómo actuar ante un despido.

despido improcedente readmisión o abono de indemnización
¿Conoces las consecuencias de un despido? Tienes derecho, por despido improcedente, a readmisión o indemnización.

Derecho al paro

La prestación por desempleo busca cubrir las rentas que no puede obtener la persona que, queriendo trabajar, no puede hacerlo por no tener un empleo. Existen diferentes requisitos para acceder a la prestación de desempleo.

Sin embargo, el requisito que más nos interesa aquí (por guardar relación con el despido) es la situación legal de desempleo. Debes saber que siempre que hayas sido despedido te encontrarás en esta situación por lo que, en principio, podrás acceder al paro.

Otro elemento que pueda entrar en juego en relación a la prestación por desempleo y un despido es el tiempo cotizado. Ten en cuenta que para acceder al paro tendrás que haber cotizado un mínimo de 360 días dentro de los últimos 6 años. En el caso de que tu empleador no te haya dado de alta en la Seguridad Social y por ello nos reúnas este requisito podrás presentar una reclamación ante la Inspección de Trabajo y Seguridad Social.

Tras realizar las averiguaciones oportunas, la Inspección pasará el tanto a la Tesorería General de la Seguridad Social para que proceda a darte de alta y exigir al empresario las cotizaciones debidas con sus recargos e intereses.

Generalmente el organismo competente en materia de desempleo te permitirá acceder provisionalmente a la prestación presentando el justificante de haber interpuesto reclamación ante la Inspección de Trabajo.

Si quieres saber más sobre tu derecho al paro después de un despido te recomendamos leer nuestro artículo sobre este tema.

Contacta ya con tu abogado laboral

Rellena el cuestionario para que te ayudemos a encontrar a tu especialista en menos de 24 horas, de forma gratuita y sin compromiso. Solo compartiremos tus datos con nuestros abogados colaboradores (todos los campos son obligatorios).




Prioridad:



Otras dudas acerca de cómo impugnar un despido

Si todavía te quedan dudas acerca de cómo impugnar un despido te ofrecemos algunas soluciones:

  1. Lo mejor es que contactes con un abogado laboralista especializado en impugnación de despidos. A través de nuestro formulario podrás conseguir varios presupuestos gratuitos para elegir sin compromiso al abogado que más te interese.
  2. Si tu duda no es muy compleja puedes utilizar otros servicios de asesoría jurídica. Por ejemplo, LexGo App dispone de un servicio de atención telefónica y de un foro de consultas gratuito más que recomendables.

Esperamos haberte ayudado con nuestra “guía definitiva para impugnar tu despido”. Como última recomendación te recordamos la importancia de que te asesores por juristas especializados en la materia si tienes que presentar reclamaciones. Mucha suerte.