El despido objetivo

Despido objetivo: causas, requisitos e impugnación

El despido objetivo es la decisión unilateral del empresario de terminar la relación laboral por causas ajenas a su voluntad. Tales causas se detallan en el artículo 52 del Estatuto de los Trabajadores (ET). Cuando el empresario cumpla con los requisitos establecidos en esta norma podrá extinguir la relación laboral abonando una indemnización al trabajador.

Qué es el despido objetivo

El despido es la extinción unilateral del contrato de trabajo por parte del empresario. En su vertiente objetiva se trata de un despido basado en circunstancias ajenas a la voluntad del empresario. Siempre que el empresario se ampare en una causa recogida en el ET, abone la correspondiente indemnización y siga el procedimiento establecido, podrá hacer uso de esta forma de extinción de la relación laboral.

A continuación detallamos los requisitos, forma y efectos del despido objetivo, así como tus principales derechos. Ten en cuenta que si no se respetan tus derechos podrás hacerlos valer con la ayuda de un abogado laboral. Si necesitas contactar con un laboralista con experiencia no tienes más que rellenar nuestro formulario.

Contacta ya con tu abogado laboral

Rellena el cuestionario para que te ayudemos a encontrar a tu especialista en menos de 24 horas, de forma gratuita y sin compromiso. Solo compartiremos tus datos con nuestros abogados colaboradores (todos los campos son obligatorios).




Prioridad:



Requisitos de los despidos objetivos

El art. 53 del Estatuto de los Trabajadores regula los requisitos para que el despido por causas objetivas resulte procedente. Estos son:

  • Cuando el trabajador resulte inepto para desarrollar su actividad. Sin embargo, no se podrá alegar esta causa si ya se conocía su ineptitud durante el período de prueba.
  • Cuando el trabajador no se adapte a las modificaciones técnicas de su puesto de trabajo. Para ello, es necesario que:
    • Tales modificaciones sean razonables.
    • El empresario ofrezca un período de formación previo.
    • Hayan transcurrido al menos dos meses desde que terminó la formación hasta el despido.
  • Cuando concurran causas económicas, técnicas, organizativas o de la producción.
    • Se consideran causas económicas los resultados negativos y persistentes de la empresa. Para ello, debe presentar un nivel de ventas o ingresos inferior, durante tres trimestres consecutivos, al volumen de ventas o ingresos del mismo período durante el ejercicio anterior.
    • Se consideran causas técnicas y organizativas los cambios en los medios de producción y organización de los mismos.
    • Por último, se consideran causas de la producción las modificaciones sustanciales en la demanda de los productos que se comercializan.
  • Cuando el trabajador presente cierto volumen de faltas de asistencia al trabajo. Computan incluso las faltas justificadas, salvo en casos de huelga, determinadas bajas y situaciones derivadas de la violencia de género. En concreto, se puede proceder al despido objetivo cuanto tales faltas superen:
    • 20 % de las jornadas hábiles en 2 meses consecutivos. Para ello, las faltas dentro de los anteriores 12 meses deben alcanzar el 5 % de las jornadas hábiles.
    • 25 % de las jornadas laborales en 4 meses no consecutivos dentro de un período de 12 meses.
  • Por último, puede procederse al despido objetivo en los casos en que se financien los costes laborales con planes, programas públicos y subvenciones y estas resulten insuficientes para mantener el contrato.
Causas del despido objetivo explicadas en dos minutos

Cómo se produce el despido objetivo

Para proceder al despido objetivo el empresario debe seguir unos pasos:

  1. En primer lugar, es necesario que comunique al trabajador su decisión extintiva con preaviso de al menos 15 días. Este preaviso se entrega al trabajador y a la representación legal de los trabajadores.
    1. ¡Atención! Debes saber que durante este plazo de preaviso tienes derecho a un permiso retribuido de seis horas semanales para encontrar un nuevo trabajo.
  2. En segundo lugar, esta comunicación debe expresar la causa del despido. Tal causa debe estar contenida entre la lista que hemos enumerado anteriormente. Además, tendrá que estar debidamente justificada.
    1. Ten en cuenta que si vas a impugnar el despido, el empresario tendrá que emplear las causas y argumentos que haya consignado en tu carta de despido. En consecuencia, este documento es crucial ante posibles reclamaciones.
  3. Por último, junto a la carta de despido deberá entregarse el finiquito. En su liquidación se incluirá el cálculo de tu indemnización.

Recuerda que si la decisión extintiva afecta a parte de la plantilla estarás frente a un despido colectivo, que tiene un proceso de impugnación propio.

laboralista.online

Cuánto te corresponde cobrar tras un despido objetivo

Si eres objeto de un despido objetivo tendrás derecho a cobrar tu finiquito. Aunque en otro artículo te explicamos cómo calcular el finiquito, te recordamos a modo de resumen que debe incluir:

  • La indemnización por despido objetivo. Esta asciende a veinte días de salario por año trabajado, con un máximo de doce mensualidades.
  • Las cantidades laborales pendientes de retribuir. En particular, se trata de las horas trabajadas durante el mes en que tenga efectos el despido. También debe incluir:
    • Provisiones de fondos y otros gastos que hayas adelantado.
    • Pluses.
    • Horas extraordinarias trabajadas pero todavía no remuneradas.
    • Vacaciones devengadas y no disfrutadas.

Ten en cuenta que en algunos casos el finiquito puede ser negativo. Los ejemplos más frecuentes son:

  • Que hayas disfrutado de vacaciones todavía no devengadas. En este caso tendrás que devolver el salario percibido.
  • Que hayas recibido un préstamo o un anticipo y ahora debas devolverlo.

Además del finiquito, después del despido objetivo quedas en situación legal de desempleo. Esto significa que puedes solicitar el paro, como te contamos en otro artículo.

Cómo impugnar los despidos objetivos

No olvides que si no estás de acuerdo con tu despido objetivo puedes impugnarlo. Para ello tendrás que presentar papeleta de conciliación al SMAC, salvo que la causa de impugnación sea una vulneración de tus derechos fundamentales (incluyendo la discriminación). En tal caso deberás presentar demanda por despido directamente. De este modo se determinará el tipo de despido correspondiente a tu caso.

Así, el resultado de la impugnación puede ser:

  • Que se reconozca la procedencia de tu despido. En este caso se consolidarán el despido y el cobro de la indemnización y quedarás en situación legal de desempleo.
  • Que se determine la improcedencia de tu despido. Si estás frente a un despido improcedente empresario deberá optar entre pagarte una mayor indemnización o readmitirte, abonándote los salarios de tramitación. Si ostentas la representación legal de los trabajadores tal decisión te corresponderá a ti.
  • Que se determine la nulidad del despido. Cuando estés frente a un despido nulo el empresario deberá restituirte a tu puesto de trabajo, pagándote los salarios de tramitación.

Sea cual sea tu situación, si vas a impugnar un despido objetivo lo mejor es que contrates a un abogado laboral desde el momento en que recibas el preaviso del empresario. Los plazos de ejercicio de acciones sociales son muy breves, por lo que te interesa contar con un especialista que sepa reaccionar a tiempo.

En nuestro blog disponemos de guías rápidas de impugnación del despido objetivo, del despido colectivo y del despido disciplinario. Échales un vistazo si quieres conocer cada uno de los procedimientos.

laboralista.online

Tu abogado laboral te explicará qué hacer ante un despido y defenderá tus derechos e intereses. ¡Rellena ya el formulario para contratar a tu laboralista!

Contacta ya con tu abogado laboral

Rellena el cuestionario para que te ayudemos a encontrar a tu especialista en menos de 24 horas, de forma gratuita y sin compromiso. Solo compartiremos tus datos con nuestros abogados colaboradores (todos los campos son obligatorios).




Prioridad: